Carta a la Iglesia Valdense

PROTESTA VEHEMENTE CONTRA DISCRIMINACION SUFRIDA POR LA JOVEN ECUATORIANA CAROLINA PEÑA
October 21, 2015
Mostrar todo

imagen_17785

Montevideo, 1 de octubre de 2015.

Iglesia Evangélica Valdense del Rio de la Plata,
Colonia Valdense, Dto. de Colonia

Señoras y Señores de la Mesa Valdense

De mi consideración,

Por la presente, en nombre de la Asociación Civil 20 de Setiembre, deseamos saludar como muy positivo y altamente ejemplar vuestro planteo efectuado el 14 de setiembre de 2015, en respuesta a la nota del Diario El País del 13 de setiembre sobre la constitución de una especie de “bancada evangélica” constituido por personal política de esa inclinación religiosa.

Nuestra Asociación, junto a otras (anexamos documentos) estamos hace tiempo trabajando por la defensa de la laicidad, que es una de las mejores garantías democráticas que tiene nuestra República, y que hace efectiva la
separación de las iglesias y religiones en general del Estado, y la libertad y protección de todos los cultos, los cuales solo deben someterse a la ley general de nuestra República.

Por esta razón, estamos particularmente preocupados por los incesantes menoscabos, cuando no ataques, intentando desmontar la tradicional laicidad del estado uruguayo, por parte de sectores tanto religiosos como políticos; tanto desde el punto de vista ideológico o religioso como desde el enfoque financiero, buscándose el financiamiento de actividades confesionales con dineros públicos.

Hemos visto, por ejemplo, que desde el invento de la llamada “enseñanza pública de gestión privada”, y en particular con la creación de los centros de estudio como el Jubilar, Impulso, Providencia, Papa Francisco, etc. millones
de pesos de impuestos que podrían volcarse en el interés general de la sociedad, van hacia esos sectores educativos, cuyo modelo elitista en su funcionamiento – a pesar de situarse y dirigirse a una población objetivo de zonas carenciadas – es justamente rebajar la educación pública con la finalidad de declararla incompetente y de esa manera oficializar los subsidios públicos a la enseñanza privada, en particular confesional. Un plan que se ajusta a los intereses de algunas religiones, en particular la católica, de volver por sus fueros, practicar una hegemonía espiritual dogmática, recibir financiamiento público como sucede en otros países de la región, impartir cursos de religión en las escueles y liceos, e incluso volver a la vieja práctica de separar en las aulas a los niños y las niñas, como ya se está anunciando.
Es decir, retrotraernos a épocas pasadas con profundas implicancias oscurantistas.

Por estas razón, valoramos como altamente positivo vuestro testimonio:

“La Iglesia, fundada sobre los principios del Evangelio, se rige por sí en modo independiente en la observación de su confesión de fe y de su ordenamiento, sin pretender ninguna condición de privilegio en el orden temporal…” Y, “consideramos que la laicidad es un logro y un derecho que la sociedad uruguaya debe seguir defendiendo contra todo tipo de injerencia religiosa en los ámbitos y locales del Estado”.

Por ello, quedamos gratamente congratulados por vuestra posición al respecto ya que la misma y en particular partiendo de una congregación religiosa, va en el noble sentido de la defensa de la laicidad del estado uruguayo, garantía inobjetable de nuestra tradición democrática republicana, en consonancia con el mejor espíritu vareliano.

Sin otro particular le saludamos atentamente

Elbio Laxalte Terra
Directivo de la Asociación 20 de Setiembre
Miembro del Directorio Internacional de la AILP
Portavoz para América Latina

Comments are closed.